Ni que decir que necesitamos cambios en nuestras empresas. Estamos en época de cambios, y la pregunta que todos hacemos es ¿cuánto estamos cambiando cada uno de nosotros? O somos tan herméticos que no permitimos esa interacción que nos modifica y sugiere cambios diariamente. Nuestra empresa está evolucionando hacia conceptos muchos más competitivos, sin embargo, a pesar de las estrategias de internacionalización, estrategias de innovación y planes de modernización, parece que el cambio organizativo no llega a nuestros líderes. Éstos, inmersos en una lucha operativa diaria y con una inmersión en sus profesiones de casi 24h-7dias a la semana, no tienen tiempo ni para cambiar. Sin embargo, la empresa que viene necesita líderes más estrategas que sepan sacar lo mejor de su gente. Este cambio no se dará si el directivo no está dispuesto a cambiar.
Un nuevo concepto de liderazgo surgió con fuerza en la literatura profesional y científica precisamente para hacer partícipe al líder de una nueva visión de su propio rol, nos referimos al líder transformacional.
Podemos entender el líder transformacional como un líder más efectivo en los entornos e incertidumbre que vivimos y que es capaz de facilitar cambios organizativos más drásticos para adaptarse o anticiparse a los entornos turbulentos. Este líder es capaz de conectar con el autoconcepto e identidad de los colaboradores con la misión de la unidad de negocio u organización, consiguiendo tanto una identificación cognitiva como emocional.
Podríamos caracterizar a este líder emocional según la perspectiva de Bass & Avolio (1997):
1. Confianza y respeto por el líder
2. Líder con comportamientos que reflejan los valores, las creencias y el sentido de la misión
3. Transmiten y expresan su proyecto y visión
4. Promueven el crecimiento y la independencia de sus colaboradores
5. Apoyo socio-emocional a los colaboradores
Estimado lector si tuvieras que medirte en estas cinco dimensiones… ¿serías un líder transformacional?