No se si conocéis lo que se conoce como el Síndrome de Ulises y que tanto ha afectado a nuestro país en los últimos años. Es un síndrome de naturaleza psicológica que explica el estrés de las personas emigrantes al estar lejos de su país y de sus familias y amigos. No es un síndrome banal. Creo que todos los que mostramos un gran respeto por la gestión de la diversidad (saludos a sonsoles morales especialista en esta área de la gestión de la diversidad www.sonsolesmorales.com que da una charla en Paterna el dia 25 de febrero http://www.adlpaterna.com/jornada_empresarial.html) deberíamos aprender ya no sólo el alcance de lo que la España de hace unos años afectaba al emigrante sino la situación actual, donde muchos afincados en nuestros valores culturales de hipoteca y consumo están doblemente atrapados. Ya no sólo el Síndrome de Ulises sino también el de la desesperanza de un país que ya no ofrece oportunidades. A un estrés le debemos añadir otro. Y este doble estrés nos debería preocupar y concienciar a todos. Sé que el elevado desempleo provoca el individualismo y el pensar en “cada uno ganar sus habichuelas”, y sé que no es fácil ser considerado cuando no llega a fin de mes. Pero creo que este país siempre ha sido solidario y acogedor, y ni siquiera en estos momentos deberíamos perderlo de vista. Que el ser europeos no nos haga perder nuestras raíces relacionales y emotivas. Se puede decir que hay casi un millón de personas afectadas por este Síndrome (se estima el 2% de la población residente en España; más información del especialista en esta área Josefa Achotehi en http://www.pensamientocritico.org/josach0407.html). Que nadie pierda su Itaca.

Dedicado a Nara que no encuentra su tierra.