Todos sabemos que el discurso consciente y controlado de nuestros empresarios y directivos en relación con los recursos humanos es que son bastante importantes. Incluso se oyen voces que claman que “para nosotros los recursos humanos son el activo más valioso de la empresa”. Sin embargo, desde hace ya tiempo la investigación ha encontrado un gap o diferencial importante entre el discurso racional y el comportamiento organizativo.

En el estudio TOP-TALENTO que realice hace poco con más de 100 empresas españolas hacia dos preguntas en este sentido a (1) la importancia de los RRHH en la estrategia de negocio y (2) el grado que la empresa invierte en RRHH comparativamente con otras áreas funcionales de la empresa. Los resultados indican que los responsables de RRHH valoran con un 6,74 de media sobre 10 la importancia de los RRHH en la estrategia de negocio. De hecho, sólo el 15% suspendía en este aspecto, y un 28,6 obtenía una calificación de 9 ó 10. Por otro lado, la media descendía a 5,9 cuando se compara al departamento de RRHH con otras áreas funcionales de negocio y sólo un 6,3% obtenía puntuaciones de 9 ó 10, suspendiendo en un 23,2%.De nuevo parece que el dicho lo mantenemos con orgullo en un 30% de nuestras empresas pero cuando comparamos con marketing, finanzas o producción, no parece que tenga tanta importancia. Sin ánimo ya de establecer qué área funcional puede ser más importante, en todo caso quizás lo que se pide a la dirección es algo más de coherencia en los discursos pues al final el empleado no cree lo que oye sino lo que ve. Recordemos que una imagen vale más que mil palabras.